Es frecuenteque lleguen al despacho clientes que se han enfrentado a alguna imputación como consecuencia de un altercado, bien suyo o de sus hijos menores, y que quieren saber las consecuencias y alcance de dicho tipo de delito. Y sí que tiene consecuencias y alcance importantes tal tipo de delito por muy Leve que se nos presente.

Es cierto que el delito leve, que es hoy en día el alter ego de las antiguas faltas con alguna diferencia importante a la que nos referiremos más adelante, es un delito de los considerados menores dentro de la pena que puede recaer al condenado por este tipo de delitos.
Hay que tener en cuenta que, a efectos penales, el término LESIÓN es todo daño causado en la integridad corporal, o en la salud física o mental de una persona, y está regulo a través del artículo 147 del Código Penal,

Típico ejemplo de delito leve por lesiones de menor gravedad

Agresión de forma física de una persona a otra, es decir, la típica pelea, en la que se causan arañazos, erosiones, hematomas, etc. que únicamente requiere para su sanidad de una sola asistencia facultativa, es decir, acudimos al médico y este nos prescribe un fármaco y nos manda a casa, a partir de ahí a esperar que dichas lesiones se curen y nada más, nada de tratamiento médico posterior ni quirúrgico.

Un pequeño inciso:  Los puntos de sutura que recibiera el lesionado, son considerados como tratamiento médico o quirúrgico, por lo que dicha conducta será considerada delito de lesiones grave, del artículo 147.1 del Código Penal y no un delito de lesiones leve.

Si nos llega una citación judicial a celebración de juicio bien en calidad de denunciado o de denunciante, vemos que por el juzgado se nos dice que para la celebración de dicho juicio no es preceptiva la asistencia de abogado, es decir, lo mismo que pasaba con las antiguas faltas, pero, y en ese “pero”  viene la gran diferencia con la anterior figura penalistica de las faltas, lo que no nos dicen es que si somos condenados por esos hechos vamos a sufrir dos grandes consecuencias:

1ª. Aunque el reproche penal o castigo como consecuencia de la condena sea “pequeño” (multa de uno a dos o tres meses, dependiendo de la modalidad) NOS VAN A QUEDAR ANTECEDENTES PENALES, cosa que no sucedía con las antiguas faltas. Cuidado que esa multa puede ser también elevada dependiendo de la existencia o no de ingresos del condenado

2ª. Pero a esa multa, además, hay que sumar la indemnización tanto por los daños personales como por los patrimoniales (móvil roto, ropa destrozada, reloj, etc). Los primeros dependerán del tiempo de curación o sanación de las lesiones, a estimación del Médico Forense del Juzgado, y puede ser importantísima, los segundos de los justificantes (facturas) que podamos aportar.

Por poner un ejemplo:

Si una persona ha sido condenada por el delito por lesiones leves, a una PENA DE MULTA, de por ejemplo,  2 meses, a razón de 5 euros de cuota diaria (el importe de la cuota diaria dependerá en gran medida de los ingresos del condenado, así si estamos ante un estudiante o persona sin trabajo los juzgados suelen modular la cuantía que puede llegar desde los 4 €, en los casos de falta casi total de ingresos, a 20€ dependiendo de si los ingresos son muy elevados), la multa a pagar por la persona condenada sería de 300euros (60 días x 5 euros diarios = 300).

Pero aquí no terminaría la cosa, porque como hemos dicho también habría que abonar la correspondiente indemnización por los días estimados por el Médico Forense del Juzgado valorados a la vista tanto de las lesiones como de los partes médicos. Como hemos dicho y siguiendo con el ejemplo puesto, supongamos que la supuesta víctima ha tardado en recuperarse de sus heridas 20 días de los cuales 7 han sido impeditivos para la realización de sus actividades normales

7 x 60* = 420, 13 x 30* = 390 , total 810€.

(*esas cantidades son estimativas y los juzgados pueden modular y/o aplicar el baremo de tráfico con un plus por dolo).

Es decir, nos encontraríamos con que una simple pelea sea castigada porimporte de 1000 a 2000€ como mínimo, aparte de tener que hacer frente también a los daños materiales anteriormente aludidos.

En conclusión, tales delitos a pesar de su consideración de Leve, no son tan “Leves”, y es conveniente ser asesorado y asistido por un abogado experto en penal para tener la mejor defensa posible.

Almudena Sánchez de la Iglesia.- Abogada experta en penal.

Directora de SANCHEZ DE LA IGLESIA, ABOGADOS

CategoryArtículos